El aceite regenerador: La Rosa Mosqueta

Descubrí recientemente el poder de este activo en textura aceite por prescripción médica, y ahora lo tengo como imprescindible dentro de mis rutinas de belleza (mi credo beauty 😉), además de una buena hidratación, la vitamina C y un protector solar.

Al principio no me hizo mucha gracia, ya que tiene un olor peculiar y es bastante grasoso. Pero enseguida comprobé su gran poder regenerante en las cicatrices, que día a día con un masajito y mucho mimo iban desapareciendo.

¿Qué es la rosa mosqueta?
El aceite se extrae de las semillas de la rosa rubiginosa, un arbusto silvestre de la familia de las rosáceas, muy popular en Chile y Argentina. Gracias a su alto contenido en ácidos grasos esenciales (AGE) poliinsaturados, vitamina A y C tiene gran poder regenerante. De ahí que se utilice para tratar quemaduras, cicatrices, etc. Además, combate con eficacia manchas y arrugas al estimular la síntesis del colágeno y la elastina dérmica.

Ahora el aceite de Rosa Mosqueta es un básico en mi neceser. Lo uso para casi todo: labios, zonas secas (rodillas, codos…), cicatrices, estrías. Es mi regenerante multiusos. Eso sí, compruebo en su formulación que sea de cultivo biológico y 100% aceite vegetal.

20140216-133351.jpg

Entre mis firmas favoritas: Weleda, Marnys y Repavar. Buena relación calidad-precio (estoy encantada con estos productos). El bálsamo de labios de Repavar el único inconveniente que le encuentro a su formulación es que contiene parafina líquida, un derivado del petróleo de uso muy extendido (hasta el 99% de las cremas lo incluyen). Pero de todas formas, es tan hidratante que no me importa pagar ese pequeño peaje.

20140216-135018.jpg

Espero os haya gustado 😃

Anuncios